martes, 4 de agosto de 2009

Rebeca Moreno se lanzó al agua

Rebeca Moreno se lanzó al aguaApenas los testigos terminaron de firmar el acta de matrimonio, estalló un aguacero que puso a las damas con los moños de punta, recogiéndose los vestidos para evitar la humedad de la lluvia.

Sin embargo, el fenómeno atmosférico no hizo mella en el ánimo de los invitados ni de los contrayentes: la periodista de Globovisión Rebeca Moreno y el odontólogo Carlos Carrasquero, quienes el sábado en la noche se convirtieron en matrimonio frente a la ley, representada en este caso por el alcalde de Chacao, Emilio Graterón, quien estuvo secundado en el acto por la "secretaria especial" Samantha Quintero.

Las notas interpretadas por la Orquesta de Cámara Bellas Artes, dirigida por Juan Carlos Navas, anunciaron el inicio de la ceremonia. Pasadas las 9 pm, comenzó el recorrido de la novia por el borde de la piscina del hotel Tamanaco.

Enganchada del brazo de su padre, Alberto Moreno, lució la creación strapless de Giovanni Scutaro, con el blanco como base para fondear las lentejuelas plateadas y los cristales de Swarovski que se repitieron en el recogido del cabello. Un velo de seis metros completó el atuendo.

Árboles de velas colocados en semicírculo rodearon el toldo dispuesto para la ocasión.

Ya "unidos en matrimonio", en el horizonte resonaron unos fuegos artificiales que el azar obsequió a la pareja.

Tony, cantante de La Dimensión Latina, dio la bienvenida a Rebeca y a Carlos a la pista de baile. Con el pasodoble Y viva España comenzó la parte musical. Mientras tanto, los invitados se desplazaban por el lugar exquisitamente decorado por John Flores. Siguiendo la línea ecléctica, los muebles conjugaron elementos lounge y rococó, en blanco, plateado, negro y rosado, este último el color preferido de la novia.

La propuesta guardó un puesto especial para los cientos de flores importadas desde Medellín, además de una mesa con tres mil bombones y una barra triangular para ampliar la oferta etílica (al lado del tradicional whisky hubo otras bebidas espirituosas).

El zuliano Omar Enrique y el dominicano Bonny Cepeda cumplieron el compromiso adquirido el año pasado cuando les dijeron a los novios que tocarían en su boda.

Rebeca y Carlos subieron a la tarima para unirse a las coreografías y más tarde, desde la pista, siguieron la presentación de Melody Gaita con su exitosa parodia de Village People.

Sobre las 3 am comenzó la hora loca. El cotillón, traído desde Valera por Marina, madre de la periodista, dejó a los invitados boquiabiertos.

Sombreros, coronas, gorros y maracas de excelente factura disfrazaron a tutilimundi. Pasadas las 4 am, el rumbón continuaba. Los charcos habían desaparecido.


Orlando Suárez / Ultimas Noticias

0 comentarios: