miércoles, 1 de julio de 2009

Víctor Cámara: "No soy ególatra"

"Yo no me autoproclamé galán de galanes (...) Sí me considero buen actor"

La edad de Víctor Cámara es un verdadero enigma. Para la enciclopedia virtual Wikipedia, recién aterrizó en los cincuenta. Para sus compañeros de trabajo, acaba de llegar a la mitad del quinto piso. Y si uno le pregunta directamente al actor venezolano, sin duda uno de los más famosos y prolijos de la década de los ochenta, simplemente responderá: "Pueden saber mi edad si consultan Internet, eso es inevitable. Pero no me molesta decirla. Es un tema que prefiero dejar a la imaginación de la gente, pero puedo decir que tengo 45 años".

"La verdad es que no soy ególatra", agrega Cámara. "Pero reconozco que a veces el ego me rebota del techo, porque soy de carne y hueso. Confieso que me satisface que digan: '¡Caramba, han pasado 20 años y se conserva igualito! Porque es algo que además me exige un mayor compromiso...".

Y no se equivoca. El protagonista de dramas televisivos como TOPACIO, LA INTRUSA y PARAÍSO, por sólo nombrar algunos, parece haber sellado un pacto con el diablo para no envejecer jamás. Y aunque ya no es la figura principal de la historia se cotiza igual o mucho mejor que antes.

Años atrás, por ejemplo, tuvo que mudarse a Miami para atender varios compromisos actorales. Y ahora mismo se encuentra en México interpretando el personaje de Orlando en la telenovela EN EL NOMBRE DEL AMOR, que protagonizan Leticia Calderón y Victoria Ruffo, y queVenevisión transmite en horario vespertino.

"En Miami está mi base de operaciones, pero por ahora vivo en México", cuenta vía telefónica mientras conduce su camioneta hacia Monterrey. "México es un mercado que conozco bien. Aquí me tratan muy bien y no he sido víctima de ningún tipo de xenofobia profesional", agrega el actor quien abandonó Rctv Internacional en 1986 en términos nunca bien aclarados.

"Yo dejé Radio Caracas porque me pagaban una miseria y me fui a México. Después me demandaron por incumplimiento de un contrato. Pasamos diez años en un litigio que al final terminé ganando, pero, sin embargo, nunca los contrademandé porque ese canal fue mi casa y mi escuela. A Radio Caracas le tengo mucho cariño", apunta Víctor Cámara, quien jura que el enojo que tanto le afectó en esos días hoy yace sepultado en el olvido. "Lo que pasó con RCTV es horroroso. Me parece terrible que a estas alturas se mantenga cerrada la empresa, que no salga en señal abierta, y que sigan secuestrados sus equipos. Es una sinvergüenzura".

Proveniente de una familia de actores -su madre es Elisa Parejo, actriz del programa humorístico LA ROCHELA, su padre es el actor radicado en México Carlos Cámara-, Carlos Cámara sigue siendo para muchos el "galán de galanes", como fuera bautizado.

"No recuerdo quién comenzó a llamarme así. Yo no me autoproclamé de esa manera. No me siento así, lo que me considero es buen actor. Estoy agradecido con el público que me ha dado ese rol, ese sitial y además, el nombre de galán de galanes. Pero yo soy un tipo humilde, tengo los pies muy bien puestos sobre la tierra. A mí nunca me ha enfermado la televisión, jamás he actuado como divo".

Daniel Uzcátegui / El Universal

0 comentarios: